Articulos/ Fundación para Promoción de la Unión Cristiana de Panamá

¿Es normal la intimidad entre géneros iguales?

fupucpaEl mundo sobre la cual vivimos, tiene un orden conforme a su creación. Solo el hecho de que seamos los únicos seres “Humanos”.sobre ella, nos hace racionales y pensantes, por ende, también creativos. Los seres humanos somos tan libres, que podemos hacer tanto mal como bien, no obstante: vuestra libertad jamás es tan cierta si es que no estamos atados a muchos  factores que inciden sobre vosotros en favor o en contra de cada uno de vosotros, sin excepción.

Conforme al hombre; Vivimos un “Nuevo Orden Mundial”. Dentro de este nuevo ordenamiento se incluyen innumerables instrumentos de perfeccionamiento dentro de este sistema, Instrumento clave es “El Ordenador” conocido como computadora. Este instrumento facilitador, es la antesala del control de todo ser humano. En todo este aparente reordenamiento, cada cual aún tendrá plena libertad y derecho a reordenarse a si mismo conforme a sus ideales.

La situación será confirmar postura más que identidad, y no tendrá nada que ver con el grado de intelecto ni si se es hombre o mujer, no se contemplarán géneros.   Dentro de esta marcha globalizadora, se nota la lucha precisamente de géneros por algún tipo de control o poder de sobrevivencia. Esto es tan antiguo como el mismo ser humano, nunca ha cesado, al contrario, ha venido en crecimiento.

En el caso de la mujer: Sus protestas y reclamos en la sociedad por sus derechos, no es ninguna novedad. La mujer desea demostrar que tiene conocimiento y habilidades superiores al hombre, si fuere así; ya le hubiese arrebatado dicho mando. Pero: es que la mujer no posee ese don natural,  “El Don de Mando”. El Liderazgo. La Capacidad de Proteger. El riesgo de Exposición Ante los retos del mundo.  Muy por el contrario; la mujer, en lo más profundo de su ser, clama por ser protegida, Resguardada, Amada, sin estos su vida se hace infeliz, y esa infelicidad e insatisfacción es lo que realmente manifiesta.

No obstante, la mujer goza de características muy especiales, por ejemplo: Su físico externo de gran realce y belleza (conforme a cada raza o etnia). Fisiológicamente (Su Sistema Endocrino), posee el don no solo de disfrutar mucho más de la sexualidad, sino la de recibir, ovular y mantener el fruto que el sexo produce en ella hasta dar a luz. Sus glándulas mamarias con la cual se lacta el bebe en su primer año. Su actitud motivada por su sistema hormonal, todas estas características son únicas e intransferibles. Además: Nadie tiene mayor capacidad de persuasión que ellas. La mujer es la de mayor sentido posesorio ya que se le adjudica el don de ser madre del mundo. Por naturaleza la mujer pasa a ser cuidadora e instructora de generaciones. Cuando la mujer pierde de vista estos elementos, se desequilibra su sentido natural, pierde su razón de ser.

Es necesario entender los principios que rigen la sociedad la cual formamos, de manera que se tome la determinación de rechazar, cambiar, o mejorar vuestro diario vivir. Cada cultura crea sus leyes y decretos, en ella la mujer ejerce su derecho y ha de conocer sus deberes. En todo el mundo existen mujeres que rechazan su propia naturaleza, sean por razones Espirituales, Psicológicas o simplemente por descubrir nuevas sensaciones de satisfacción y felicidad. Muchas, toman decisiones inapropiadas empeorando su situación, alejándose de toda realidad, gira entonces en un mundo de fantasía, de falsedad y engaño.

En términos Fisiológicos y Legales.  No se puede imponer la mentira ni el engaño ni mucho menos legalizarlos. Eso indica que cada uno de vosotros debemos asumir responsabilidades haciendo el esfuerzo por superarse, sin atribuir ningún mal a su prójimo cual sea su condición.

Por el otro lado, nada bien se logra si la conducta del hombre; no gira, en reconocer sus faltas, su ceguera, su insensibilidad y su insaciable codicia. Muchos varones tienen las mismas conductas y condiciones que tienen las mujeres, es decir; luchan por obtened sus espacios dentro del sistema, dominado por sus propios “Congéneres”. Existen todo tipo de discriminaciones y abusos dentro de nuestra sociedad. El Hombre por naturaleza es un explorador y el mayor depredador. El hombre lastimosamente, en su afán por obtener, por el deseo de asegurar su mañana, ha perdido el respeto no solo a su congéneres sino hacia él mismo y al mundo natural sobre la que debe su propia vida. Muchos han declinado su propia naturaleza aborreciéndose y tratando de realizar una metamorfosis de tipo femenino, Desde la antigüedad, los varones siempre se inclinaron a echarse con animales y con hombres, amantes del travestismo, de la homofobia degenerándose. Hoy día se desea defender esas posturas, poco razonables y antinaturales pero llenas de deseos aberrantes los cuales nada tienen que ver con el “verdadero Amor”.

El varón de hoy ha pervertido su liderazgo para convertirse en un protectorado de otro varón. Ha confundido su sementera por un receptor de simiente que no puede dar fruto, porque simplemente no tiene las facultades que tiene la mujer. (Aunque persiste en desear ser y pensar como mujer) no podrá jamás serlo. El varón que cree en la intimidad con otro varón, lo que hace es crear y ensanchar la enemistad entre ambas partes.

La gran mayoría de las personas en esta clase de relación,  rechazan y confunden sus propias vidas. Ellos mismos ya se han discriminando. Así mismo mal interpretan (Religiosamente) que Dios los quiere tal cual son. Lo que ignoran es que si Dios los recibiese tal cual fueren, sin justificación ni salvación, entonces cosas inmundas entrarían en su Reino. Sería un Reino lleno de perversión. En vano sería toda su promesa hacia los que le obedecieron en vivir rectamente, buscando mejorar su vida, aceptando a Jesucristo como su Único y fiel Salvador.

Aún cuando Dios entiende nuestras faltas, nuestras debilidades, vomitará de su boca a los “Tibios”, eso indica que debemos estar claramente definidos en todo, y para ello está Jesucristo. No se trata de vanas situaciones religiosas, ni juzgamiento de hombres ni lucha de géneros; sino que hemos de pasar de incrédulos al conocimiento del único hijo de Dios, que es Jesús. Pasar a entender la vida que Dios desea que llevemos, conforme a su voluntad, mientras estemos sobre esta tierra. Convivamos con profundo y sincero amor, demos ósculos santos unos a otros. Aseguremos vuestra nueva vida y nuevo hogar en Cristo Jesús.