Articulos/ Fundación para Promoción de la Unión Cristiana de Panamá

¿Por qué padecemos de enfermedades?

fupupcaCientíficamente, se explica que: La mayoría de las enfermedades, provienen de distintas fuentes, pero; básicamente por tres factores. El primero es por lo que ingerimos y llevamos al estómago.  El segundo es por medio del contacto y contagio. Y el tercero, por la contaminación química venenosa en nuestro medio ambiente. Cada uno de estos factores incide y actúan en diferentes formas, no solo desarrollando problemas patológicos y congénitas en nuestro cuerpo sino que muchas de éstas son irreconocibles, ya que en numerosos casos pasan a desarrollar genes extraños que llevan a malformaciones, presentando casos difíciles de diagnosticar ante cualquier especialista o científico. Lo cierto es que la ciencia nunca está suficientemente adelantada, ni para prevenir, ni para erradicar totalmente muchas de las enfermedades más frecuentes hasta el día de hoy.

Desde los antiguos Egipcios, ya la medicina era de gran avance. De manera que se preservaban de manera extraordinaria a los faraones, para darle sepultura. Pero; nunca para la longanimidad.  De los millones de medicamentos y fármacos existentes, muchos gozan de gran curación, en otros no resultan ser tan efectivos. El ser humano, ha recurrido siempre a las dietas, medicamentos, esoterismo, hechicería, ritos y todo tipo de prácticas con tal de evitar o tener cura sobre alguna enfermedad. Además, Se cuenta con un sin fin de prácticas para mantenerse  sano, joven, y fortalecido, no obstante; esto no ha sido suficiente para evitar las enfermedades.

Hay que recordar que; hasta los atletas, se mueren por problemas cardiovasculares entre otros, sean repentinas o de lento desarrollo.  Contamos con el implante de casi todo tipo de órganos, la cual depende del grado de compatibilidad del paciente. Se han creado gran cantidad de equipos para sustentar la vida de ciertos tipos de pacientes con enfermedades la cual no les permite tener una rutina normal de vida.

De acuerdo a estudios científicos, cada persona tiene un metabolismo distinto. Cada persona tiene un corazón el cual responde en forma distinta, de acuerdo a la actividad que se ejecute. Cada cuerpo tiene su propia química (ADN.) Cada sistema nervioso reacciona y se controla de manera distinta. Cada cerebro funciona con distinta capacidad por lo tanto; recibe y fluye de manera distinta las informaciones. Esas informaciones se manifiestan a través de los cinco sentidos que posee todo ser humano normal. Cuando se pierde uno de estos sentidos, se sobrecarga algunos de los cuatro restantes, obligándole a un mayor desarrollo. Hay quienes pueden hacer esta eficiente, y quienes no llegan a desarrollase de manera positiva.  Aunque todos seamos seres humanos con semejanzas, no existe un ser nacido fiel a otro, ni siquiera los gemelos. El humano está dotado de gran capacidad de adaptación en cualquier medio ambiente, no a los extremos, por supuesto. 

Nuestro cuerpo fue hecho perfecto, al inicio. No fuimos hechos para envejecer ni para morir, ni mucho menos para enfermarnos. Nacimos desnudos y fuimos hechos para estar desnudos, y no cubiertos con telas. La desnudes es la belleza del cuerpo humano. Así como muchos ven la belleza y cualidad en un Equino, pues; la belleza humana es inigualable. Es que no teníamos malicia, por ende; no notábamos una desnudez  antinatural como lo ven la mayoría, hoy día.  A pesar de ello, aún la desnudez ha de verse con pureza, respeto y amor. Esto es también; una dádiva para los esposos. Siglos tras siglos, el ser humano ha descuidado hasta el abuso en todas sus formas, de su propio cuerpo. Cuerpos convertidos en verdaderas letrinas, por todo lo que se le introduce, no solo al estómago, también a los vasos sanguíneos, Pulmones, Hígado, Riñones, Páncreas, Cerebro, Genitales y sistemas reproductivos. A lo externo: Múltiples productos de estética y belleza para la piel, Tintes, Tratamientos, Implantes Artificiales, Cirugías, Tatuajes, Baños desconocidos.  Nada de esto, es garantía de tener un cuerpo sano ni evita tener una muerte temprana, muy por el contrario, debe cuidarse de sus contenidos químicos en algunos.  El cuerpo humano, tiene su propia cualidad y belleza, anticuerpos y nutrientes, fácil de conservar y de gran economía. Transpira y bota todo tipo de toxinas. La naturaleza nos brinda el más grande  recurso para la cura de enfermedades, para cuido prevención. Además es la mejor fuente para nuestra alimentación. La mayoría de las personas que caen enfermas,  no saben por que, básicamente porque no conocen su cuerpo, no se han diagnosticado durante su vida. No miden la clase de vida que llevan. Y para esto, usted a de ser su primer médico.
  
En la antigüedad; existieron hombres como Adán, Matusalén, Noé entre otros que vivieron hasta novecientos cincuenta años sanamente. Noé tenía quinientos años, cuando engendré a sus tres hijos. Abraham, vivió ciento setenta y cinco años, y su esposa Sara, vivió ciento veintisiete años. ¿Cómo se dice, que los seres humanos, tenemos un rango de vida más prolongado hoy? Cuando lo real es; que cada día se acorta más la vida, sea por vejes o enfermedad. Cada ser humano, ha de morir, pero también podrá ser un nuevo ser eterno ¿Sabe usted donde comienza una vida sana y duradera sobre esta tierra, la cual se cosecha para la eternidad? Pues; en su corazón y su mente. Lo primero que debemos admitir, es que somos criaturas de Dios. Porque; por él estamos, y cuando nos izo nos izo perfecto, era buena su creación. El que no reconoce sus pecados, es un simple incrédulo, y por incrédulo llevará su propio martirio.  Lo que contamina la mente, es el mal espiritual (Lo que llaman en la ciencia común; Males Sicológicos) se va al corazón, y se inicia una metamorfosis el cual va contaminando el resto del cuerpo. Entre estos se encuentran: La Ansiedad, La Tensión, El Miedo y el Celo, La Envidia, El Mal Humor y La Ira, El Mutismo, El Maleficio, La Lascivia y La Lujuria etc.

Provocando acciones como; Hurtar, Matar, Abusar, Homosexualidad, Inmoralidad, Locura y más, además de alterar todo el organismo creando las enfermedades.  En cambio: El que osa de Paz, Amor, Benignidad, Virtud, Templanza, Control propio, etc. Gozará de una buena vida.  Pero esto; emana solo de la fe. Fe en Cristo Jesús, no hay más ni habrá. En Cristo se crea el perfecto equilibrio de la vida individual. Citamos El Evangelio de Mateo Capítulo 15: Versículo: 31 El cual dice: De manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel. Si Jesús ya venció la muerte; significa que las enfermedades ni siquiera nos serán gravosas, pero en ello sí podemos glorificar a Dios. Estemos claros, una vez más; Se trata de aprender a llevar un modo de vida, conforme al ejemplo de Cristo Jesús. El enfermo requiere de los primeros auxilios (Acción inmediata) luego veremos como evoluciona su corazón. Si cada hermano en Cristo fuera como un médico, apto para socorrer; habría menos enfermos de lo que hoy día tenemos.  ¿Donde esta el amor?  A sabiendas que la maldad se multiplica en gran manera, así está el mundo enfermo. Ello no significa que Dios nos descuida hoy, para nada. Dios intercede para todas nuestras necesidades, pero él dice que; debemos: Buscar “Primero” El reino de los cielos y su justicia,  luego todo lo demás vendrá por añadidura. Sea que esté enfermo, o pobre, o bajo cualquier sufrimiento, tenemos que esperar en él con fe, Entonces comenzaremos a ver su justicia y los cambios, así como las sanidades imposibles para el hombre, pero fácil para Dios.